Inicio » Promesas Bíblicas » Proverbios



Pr. 1:5 -
Oirá el sabio, y aumentará el saber, y el entendido adquirirá consejo.

Pr. 1:7 - El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.
Promesa de Dirección.

Pr. 1:23 - Volveos a mi reprensión; he aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, y os haré saber mis palabras.

Pr. 1:33 - Mas el que me oyere, habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin temor del mal.
Promesa de Descanso y sobre el Espíritu Santo.

 

Pr. 2:6-7 - Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.  El provee de sana sabiduría a los rectos; es escudo a los que caminan rectamente.
Promesa de Dirección.

Pr. 2:20 - Así andarás por el camino de los buenos, y seguirás las veredas de los justos.

 

Pr. 3:1-2 - Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos; porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán.

Pr. 3:4-19 - Y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres.  Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia.  Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.  No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos.  Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto. No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección; porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere. Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino.  Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella.  Largura de días está en su mano derecha; en su izquierda, riquezas y honra.  Sus caminos son caminos deleitosos, y todas sus veredas paz.  Ella es árbol de vida a los que de ella echan mano, y bienaventurados son los que la retienen.  Jehová con sabiduría fundó la tierra; afirmó los cielos con inteligencia.
Promesa de Dirección y de Disciplina.

Pr. 3:23-26 - Entonces andarás por tu camino confiadamente, y tu pie no tropezará.  Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato.  No tendrás temor de pavor repentino, ni de la ruina de los impíos cuando viniere, porque Jehová será tu confianza, y él preservará tu pie de quedar preso.
Promesa de Ayuda y de Descanso.

Pr. 3:32-35 - Porque Jehová abomina al perverso; mas su comunión íntima es con los justos.  La maldición de Jehová está en la casa del impío, pero bendecirá la morada de los justos.  Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores, y a los humildes dará gracia.  Los sabios heredarán honra, mas los necios llevarán ignominia.
Promesa de Bendición y de Ensalzamiento.

 

Pr. 4:18 - Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.
Promesa de Bendición.

Pr. 4:20-22 - Hijo mío, está atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones.  No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón; porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo.

 

Pr. 5:18-19 - Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela.  Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.

Pr. 5:21 - Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y él considera todas sus veredas.

 

Pr. 6:22-23 - Te guiarán cuando andes; cuando duermas te guardarán; hablarán contigo cuando despiertes.  Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen.

 

Pr. 8:17 - Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan.

Pr. 8:32-35 - Ahora, pues, hijos, oídme, y bienaventurados los que guardan mis caminos.  Atended el consejo, y sed sabios, y no lo menospreciéis.  Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas cada día, aguardando a los postes de mis puertas.  Porque el que me halle, hallará la vida, y alcanzará el favor de Jehová.
Promesa de Bendición.

 

Pr. 9:9 - Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber.

 

Pr. 10:2-3 - Los tesoros de maldad no serán de provecho; mas la justicia libra de muerte.  Jehová no dejará padecer hambre al justo; mas la iniquidad lanzará a los impíos.

Pr. 10:9 - El que camina en integridad anda confiado; mas el que pervierte sus caminos será quebrantado.

Pr. 10:12 - El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas.

Pr. 10:22 - La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.
Promesa de Bendición.

Pr. 10:24-25 - Lo que el impío teme, eso le vendrá; pero a los justos les será dado lo que desean.  Como pasa el torbellino, así el malo no permanece; mas el justo permanece para siempre.
Promesa de Bendición.

Pr. 10:28-29 - La esperanza de los justos es alegría; mas la esperanza de los impíos perecerá.  El camino de Jehová es fortaleza al perfecto; pero es destrucción a los que hacen maldad.
Promesa de Fortaleza.

Pr. 10:31-32 - La boca del justo producirá sabiduría; mas la lengua perversa será cortada.  Los labios del justo saben hablar lo que agrada; mas la boca de los impíos habla perversidades.

 

Pr. 11:1 - El peso falso es abominación a Jehová; mas la pesa cabal le agrada.

Pr. 11:16 - La justicia de los rectos los librará; mas los pecadores serán atrapados en su pecado.

Pr. 11:18 - El impío hace obra falsa; mas el que siembra justicia tendrá galardón firme.

Pr. 11:20-21 - Abominación son a Jehová los perversos de corazón; mas los perfectos de camino le son agradables.  Tarde o temprano, el malo será castigado; mas la descendencia de los justos será librada.

Pr. 11:24-25 - Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.

Pr. 11:28 - El que confía en sus riquezas caerá; mas los justos reverdecerán como ramas.
Promesa de Bendición.

Pr. 11:30 - El fruto del justo es árbol de vida; y el que gana almas es sabio.
Promesa para el Ganador de Almas.

 

Pr. 12:1 - El que ama la instrucción ama la sabiduría; mas el que aborrece la reprensión es ignorante.

Pr. 12:3-4 - El hombre no se afirmará por medio de la impiedad; mas la raíz de los justos no será removida. La mujer virtuosa es corona de su marido; mas la mala, como carcoma en sus huesos.
Promesa de Bendición.

Pr. 12:7 - Dios trastornará a los impíos, y no serán más; pero la casa de los justos permanecerá firme.

Pr. 12:15 - El camino del necio es derecho en su opinión; mas el que obedece al consejo es sabio.

Pr. 12:19-21 - El labio veraz permanecerá para siempre; mas la lengua mentirosa sólo por un momento.  Engaño hay en el corazón de los que piensan el mal; pero alegría en el de los que piensan el bien.  Ninguna adversidad acontecerá al justo; mas los impíos serán colmados de males.

Pr. 12:24 - La mano de los diligentes señoreará; mas la negligencia será tributaria.
Promesa de Bendición.

Pr. 12:28 - En el camino de la justicia está la vida; y en sus caminos no hay muerte.

 

Pr. 13:4-7 - El alma del perezoso desea, y nada alcanza; mas el alma de los diligentes será prosperada.  El justo aborrece la palabra de mentira; mas el impío se hace odioso e infame.  La justicia guarda al de perfecto camino; mas la impiedad trastornará al pecador.  Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada; y hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas.

Pr. 13:13 - El que menosprecia el precepto perecerá por ello; mas el que teme el mandamiento será recompensado.

Pr. 13:18-21 - Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; mas el que guarda la corrección recibirá honra.  El deseo cumplido regocija el alma; pero apartarse del mal es abominación a los necios.  El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado.  El mal perseguirá a los pecadores, mas los justos serán premiados con el bien.

Pr. 13:24 - El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

 

Pr. 14:1 - La mujer sabia edifica su casa; mas la necia con sus manos la derriba.

Pr. 14:4 - Sin bueyes el granero está vacío; mas por la fuerza del buey hay abundancia de pan.

Pr. 14:14 - De sus caminos será hastiado el necio de corazón; pero el hombre de bien estará contento del suyo.
Promesa de Bendición.

Pr. 14:23 - En toda labor hay fruto; mas las vanas palabras de los labios empobrecen.

Pr. 14:26-27 - En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos.  El temor de Jehová es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte.
Promesa de Confianza.

Pr. 14:32 - Por su maldad será lanzado el impío; mas el justo en su muerte tiene esperanza.
Promesa de Esperanza.

Pr. 14:34 - La justicia engrandece a la nación; mas el pecado es afrenta de las naciones.
Promesa de Bendición.

 

Pr. 15:1 - La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.

Pr. 15:4 - La lengua apacible es árbol de vida; mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu.

Pr. 15:13 - El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.

Pr. 15:15-17 - Todos los días del afligido son difíciles; mas el de corazón contento tiene un banquete continuo.  Mejor es lo poco con el temor de Jehová, que el gran tesoro donde hay turbación.  Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordado donde hay odio.
Promesa de Bendición.

Pr. 15:23 - El hombre se alegra con la respuesta de su boca; y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!

Pr. 15:29 - Jehová está lejos de los impíos; pero él oye la oración de los justos.

 

Pr. 16:3 - Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.

Pr. 16:7-9 - Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, aun a sus enemigos hace estar en paz con él.  Mejor es lo poco con justicia que la muchedumbre de frutos sin derecho.  El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos.
Promesa de Defensa.

Pr. 16:20-24 - El entendido en la palabra hallará el bien, y el que confía en Jehová es bienaventurado.  El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.  Manantial de vida es el entendimiento al que lo posee; mas la erudición de los necios es necedad.  El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios.  Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos.
Promesa de Bendición.

Pr. 16:31-32 - Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia.  Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.
Promesa a la Ancianidad.

 

Pr. 17:6 - Corona de los viejos son los nietos, y la honra de los hijos, sus padres.

Pr. 17:13 - El que da mal por bien, no se apartará el mal de su casa.

Pr. 17:17 - En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia.
Promesa de Amistad.

Pr. 17:22 - El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos.

 

Pr. 18:10 - Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado.

Pr. 18:22-24 - El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová.  El pobre habla con ruegos, mas el rico responde durezas.  El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano.

 

Pr. 19:8 - El que posee entendimiento ama su alma; el que guarda la inteligencia hallará el bien.

Pr. 19:14 - La casa y las riquezas son herencia de los padres; mas de Jehová la mujer prudente.

Pr. 19:16-17 - El que guarda el mandamiento guarda su alma; mas el que menosprecia sus caminos morirá.  A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.

Pr. 19:23 - El temor de Jehová es para vida, y con él vivirá lleno de reposo el hombre; no será visitado de mal.
Promesa de Descanso.

 

Pr. 20:3-4 - Honra es del hombre dejar la contienda; mas todo insensato se envolverá en ella.  El perezoso no ara a causa del invierno; pedirá, pues, en la siega, y no hallará.

Pr. 20:7 - Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él.

Pr. 20:21-22 - Los bienes que se adquieren de prisa al principio, no serán al final bendecidos.
No digas: Yo me vengaré; espera a Jehová, y él te salvará.
Promesa de Defensa.

Pr. 20:24 - De Jehová son los pasos del hombre; ¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino?

Pr. 20:28-30 - Misericordia y verdad guardan al rey, y con clemencia se sustenta su trono. 29 La gloria de los jóvenes es su fuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez. 30 - Los azotes que hieren son medicina para el malo, y el castigo purifica el corazón.
Promesa a la Ancianidad y de Disciplina.

 

Pr. 21:5 - Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza.

Pr. 21:21 - El que sigue la justicia y la misericordia hallará la vida, la justicia y la honra.

Pr. 21:23 - El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias.

Pr. 21:26 - Hay quien todo el día codicia; pero el justo da, y no detiene su mano.

Pr. 21:31 - El caballo se alista para el día de la batalla; mas Jehová es el que da la victoria.
Promesa de Defensa.

 

Pr. 22:1 - De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro.

Pr. 22:4 - Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.
Promesa de Bendición.

Pr. 22:6 - Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Pr. 22:9 - El ojo misericordioso será bendito, porque dio de su pan al indigente.

Pr. 22:29 - ¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; no estará delante de los de baja condición.
Promesa de Ensalzamiento.

 

Pr. 23:10-11 - No traspases el lindero antiguo, ni entres en la heredad de los huérfanos; porque el defensor de ellos es el Fuerte, el cual juzgará la causa de ellos contra ti.
Promesa de Defensa.

Pr. 23:13-14 - No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá.  Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol.

Pr. 23:22 - Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.

Pr. 23:24 - Mucho se alegrará el padre del justo, y el que engendra sabio se gozará con él.

 

Pr. 24:3-4 - Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará;Y con ciencia se llenarán las cámaras de todo bien preciado y agradable.

 

Pr. 25:21-22 - Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, y si tuviere sed, dale de beber agua; porque ascuas amontonarás sobre su cabeza, y Jehová te lo pagará.

 

Pr. 27:5-6 - Mejor es reprensión manifiesta que amor oculto.  Fieles son las heridas del que ama; pero importunos los besos del que aborrece.
Promesa de Disciplina.

Pr. 27:9-10 - El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre.  10 No dejes a tu amigo, ni al amigo de tu padre; ni vayas a la casa de tu hermano en el día de tu aflicción. Mejor es el vecino cerca que el hermano lejos. 
Promesa de Amistad.

Pr. 28:1 - Huye el impío sin que nadie lo persiga; mas el justo está confiado como un león.
Promesa de Confianza.

Pr. 28:5 - Los hombres malos no entienden el juicio; mas los que buscan a Jehová entienden todas las cosas.

Pr. 28:13-14 - El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.  Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; mas el que endurece su corazón caerá en el mal.

Pr. 28:19-20 - El que labra su tierra se saciará de pan; mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza. 20 El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones; mas el que se apresura a enriquecerse no será sin culpa.
Promesa de Bendición.

Pr. 28:23 - El que reprende al hombre, hallará después mayor gracia que el que lisonjea con la lengua.

Pr. 28:27 - El que da al pobre no tendrá pobreza; mas el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.
Promesa de Bendición.

 

Pr. 29:17-18 - Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.  Sin profecía el pueblo se desenfrena; mas el que guarda la ley es bienaventurado.

Pr. 29:25 - El temor del hombre pondrá lazo; mas el que confía en Jehová será exaltado.
Promesa de Ensalzamiento.

 

Pr. 30:5-6 - Toda palabra de Dios es limpia; el es escudo a los que en él esperan.  No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso.

 

Pr. 31:10-13 - Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.  El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias.  Le da ella bien y no mal todos los días de su vida.  Busca lana y lino, y con voluntad trabaja con sus manos.

Pr. 31:28-31 - Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas.  Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.  Dadle del fruto de sus manos, y alábenla en las puertas sus hechos.




¡Amén-Amén! es parte del ministerio Amen-Amen, Inc. © 1997.