06 Marzo - ¿Cansado?

(Dios) multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas… los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas. – Isaías 40:29, 31.

Mientras él me hablaba, recobré las fuerzas. – Daniel 10:19.

Está cansado, usted que sufre en su cuerpo y en su espíritu; usted, madre de familia que trabaja desde la mañana hasta la noche en quehaceres que quizá le parezcan repetitivos y poco gratificantes; usted que va a clase o está en la oficina, en la empresa, en un servicio en que el ambiente es estresante y malsano; cansado por la presión del mundo y sus tentaciones.

Está cansado porque sus negocios marchan mal o ha fracasado, está cansado por las enfermedades, por el celibato, la soledad o las tensiones de la pareja, la familia, la iglesia…¡Yo también estoy cansado, y no es mi culpa! ¿De veras es esto cierto?

Evidentemente, no puedo influir en las causas exteriores, en las circunstancias o en los demás, pero puedo buscar ayuda junto a Jesús. Si nos acercamos a él, tenemos la seguridad de gozar de su simpatía y comprensión.

Él también conoció el cansancio en los polvorientos caminos de Palestina, cuando estaba expuesto a la incomprensión y era el blanco del desprecio y de la insensibilidad, aun de sus allegados. Pero cuando encontraba la más fuerte oposición, hallaba su fuerza y su gozo en Dios su Padre. Entonces podía decir a todos: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28).

El reposo del alma y la felicidad no se pueden hallar fuera de Dios y de Jesucristo.

 Descargar MP3 (0 MB | 0:03 min)

Comentarios

Escriba un Comentario

No audio file allowed